Dos poemas de Lara Peiró

2015-08-17_18.38.03

Cueva y tierra

He comprado una caja
de cerillas usadas para
iluminar la cueva
de la indecencia.

He comprado una caja
de veinte cerillas usadas.
Una,
dos,
tres
y así hasta veinte
ninguna se encendió al roce.

Yo seguía a oscuras
en una cueva
y digo cueva porque toco tierra
y porque la soledad es una ceguera,
que a veces alivia
y otras no.

Hasta que mis manos
y mi universo se encontraron
y entonces nacieron
mil soles dorados,
mil soles esplendidos,
mil veces yo proyectada
en esta habitación.

Entonces comprendí
que la cueva nunca
fue cueva que fue mi cara
contra la tierra.

La inocencia fusilada,
la chica que se abre de piernas
a la vida y se deje hacer el amor
por esta absurda y virgen poesía.

Arrels

Estic lluny del meu arbre,
perque el somni s’allunyava
de la branca i jo volia per aquest
una eternitat verda
i aleshores saltarem junts
i encara no hem tocat terra.

Lara Peiró ♥  (Valencia, 1994). Lara pertenece a una generación en la que las niñas se crían viendo campos de prado verde en las pantallas de sus ordenadores de sobremesa. Lara Peiró no es especial por ser otro residuo espacial del siglo XXI. Lara Peiró es Lara Peiró y debajo de ella está Lara y por eso Lara solo existe cuando susurras: “Estic lluny del meu arbre, perque el somni s’allunyava de la branca i jo volia per aquest una eternitat verda”. Huye de los relojes y de las estaciones de trenes, tan solo déjate acunar por los largos dedos de Lara Peiró en Crasssssh

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: