archivo

Archivo de la etiqueta: 1994

2015-08-17_18.38.03

Cueva y tierra

He comprado una caja
de cerillas usadas para
iluminar la cueva
de la indecencia.

He comprado una caja
de veinte cerillas usadas.
Una,
dos,
tres
y así hasta veinte
ninguna se encendió al roce.

Yo seguía a oscuras
en una cueva
y digo cueva porque toco tierra
y porque la soledad es una ceguera,
que a veces alivia
y otras no.

Hasta que mis manos
y mi universo se encontraron
y entonces nacieron
mil soles dorados,
mil soles esplendidos,
mil veces yo proyectada
en esta habitación.

Entonces comprendí
que la cueva nunca
fue cueva que fue mi cara
contra la tierra.

La inocencia fusilada,
la chica que se abre de piernas
a la vida y se deje hacer el amor
por esta absurda y virgen poesía.

Arrels

Estic lluny del meu arbre,
perque el somni s’allunyava
de la branca i jo volia per aquest
una eternitat verda
i aleshores saltarem junts
i encara no hem tocat terra.

Lara Peiró ♥  (Valencia, 1994). Lara pertenece a una generación en la que las niñas se crían viendo campos de prado verde en las pantallas de sus ordenadores de sobremesa. Lara Peiró no es especial por ser otro residuo espacial del siglo XXI. Lara Peiró es Lara Peiró y debajo de ella está Lara y por eso Lara solo existe cuando susurras: “Estic lluny del meu arbre, perque el somni s’allunyava de la branca i jo volia per aquest una eternitat verda”. Huye de los relojes y de las estaciones de trenes, tan solo déjate acunar por los largos dedos de Lara Peiró en Crasssssh

Anuncios
IMG_20150626_023420
melatol

estoy tomando pastillas para dormir y ayer soñé que te veía y hoy soñé que tenía un hijo tuyo con otro
dice el prospecto sueños anormales
por ahí sea eso
ah y hoy el cielo está muy azul. me pinté las uñas de azul casi negro de tan oscuro, porque hay luna nueva y no hay luna
la caja trae dos ojos gigantes de lechuza
amarillos
yo cuando te soñé en realidad te vi, las dos pupilas grandotas, celestes
me miraban desde el techo mientras yo me acercaba a dios de mano de otras manos
y me preguntó “estás bien?” y yo salí del trance asustada y me recosté sobre él para no pensar más
porque si esa no era la salvación el punto final
entonces es que no existía
pensar que aún después de eso me persiga tu mirada de arcángel maldito me hace rabiar
yo sólo intento ser feliz
él me trae calma
vos ojos de rapiña
las pastillas funcionan pero cuando me despierto tengo que atravesar una sopa de brea líquida, negra que me inunda la cabeza. niebla en una autopista
transpirada me levanto con las ojeras recién pintadas
sí el subte, las vías, el túnel
en movimiento me duermo, la paz la encuentro sólo en la ruta con el viento en la cara y el sol de mediodía
siento que algo es inminente
pero es falsa alarma seguro

 

2 vidrios

uno –
el dolor cristalizó mi cabeza
si me muevo estalla en miles de pedacitos
fragmentos livianos como el aire
por el aire
y un sueño:
yo parada entre filos. mis pies sangrando
y el corazón astillado
late y rompe
late y duele
a su ritmo la sangre viene, se va
un rostro sin color
transparente de lo vacía
chica-envase.
agujero negro que te consume sin parar
sin pensar.
ya no
no querés nada
(tal vez, lluvia).

dos –
porque es así. basta con quedarse un rato, un rato como si no se estuviera en realidad hasta
olvidarse la hora y que el sol moviéndose
para ver que pasa un tren y después otro
y un día con sus horas y los meses las estaciones las estrellas el río
siguen pasando
me saturo de cosas para no pensar ni soñar
nada más hundirse y caerse en la cama
las letras y las personas que van y vienen y vengan y se vayan así solamente y está bien por mí.
pero entonces llueve o moños de cristal o una nube intransferible
qué se yo
estoy muy triste para sacar conclusiones.
soy joven y estoy tan tan triste.

         

su saldo actual es

te escribí un mensaje muy largo
de texto.
no pienso mandarlo
pero es muy lindo
y habla de portales y casas-pasillo
y del pan duro y el futuro
copia mala de uno de cortázar
pero no se de cuál de todos.
tranquilo porque igual me quedé sin crédito.

         

María Emilia Merlo ♥ (Buenos Aires, 1994). Emi es una representante rioplatense de la Alt Lit escrita en América Latina. Su poesía es como una estación de ferrocarril y parece poseída por la decadencia que deja la posibilidad de la vida en los espacios vacíos. Podéis leerla aquí: Las penas y las vaquitas

FB_IMG_1435160157001 (1)

Un bonito lugar

Pájaro mordido por el suelo
Pájaro abierto por la mitad
Pájaro convertido en serafina
con corazón blanco y negro
y serenidad en desuso
Pájaro tonto
pájaro insólito
Que me recuesta el piquito
que me picotea la mancha
Que me come la arteria
que abre las alas
y se para en mi pecho

Que deja mierda en mi hombro
y después me canta las mañanitas
con el pico a todo abrir

Que se acerca y cuando lo quiero tocar se aleja
que me busca para que le vea
las alas abiertas
y luego se va.
Que me ensucia
pero se arropa con mi cabello
bajo la lluvia
Que me advierte de mi presencia
cuando yo ni siquiera la veo
Que son dos y yo ni se cual es cual
de pronto se van
y solo me dejan
la suciedad en el hombro
Me dejan la mierda
como un bonito lugar
en el que tomar el sol

     

Los infantes terribles

Inspirado en la película
“Les enfants terribles” de Jean Pierre Melville

Subirse
como trepándose a un carrusel
a objetos que han perdido su significado.

Jugar a hipnotizarse
A olerse
A rasgarse la ropa de a poco.

Regresar a los objetos.
Encontrar símbolos en ellos de un tiempo remoto

Oír al corazón en el silencio. Sin intrusos. Sin extraños.
Sentir como es de ruidoso y angustiante.

Decirle a los extraños:
Largo!, salgan de aquí!

Déjenme concentrarme en el ruido.
Déjenme entender la suciedad del latido.

Ser joven
Evitar el espacio
No mirar el espacio
Rellenar su vacío con ceguera.

Ser joven
Guardar un espacio de honor para tu tragedia.

Limpiar sus sabanas con jabón de lavar y lagrimas
Recordarla siempre en el espejo
Con su boca pálida y sus tirantes transparentes.

Recordarla con detalles
Y proyectarla en tu memoria
Cada vez que necesites estar triste.

Sentirte perdido sin ella
Solo y perdido sin tu pequeña tragedia.

Construir una fortaleza
Vivir como si la muerte no existiera.

Sentirte seguro en el desorden de tu cuarto
Hacer que el cuarto llore.

Preguntarte con frecuencia ¿voy a morir?
Mientras tu hermana te dice
No voy a ser libre hasta que mueras!.

Y devora tu cara a través de la humedad del cristal.

Ver a tu hermana
flotando como una pequeña ninfa alrededor de los pasajeros.

Como un fantasma con una pinza en la nariz
Un fantasma que ríe
Y aun así sigue devorándote.

Que te devora con la boca abierta
Que te va comiendo pedazo a pedazo en su risotada.

Querer sentir emociones que se abren como llagas
y solo encontrar emociones simplonas en tu oscuridad

No tener disciplina para la introspección
aburrirte en los paradigmas universales.

Concentrarte en las huellas de tus dedos
como triángulos inertes que se cierran y se abren en sus líneas.

Ver caer en ellos gotas de sudor.

Volverte un niño malcriado
Casi adicto a la vulgaridad de tu soledad y de tu riqueza.

Aburrirte.
Pintar en el espejo “le suicide est un peche mortel”.
Evitar ver el espejo.

Comprar candelabros dorados con velas amarillas.
Escurrir la cera amarilla por todo el piso
Intentar no quemarte.

Coleccionar diferentes venenos
Guardarlos en la gaveta
Cerrarla con fuerza.

Seguir esperando a la muerte
entre la seguridad de los objetos.

     

Pamela Rahn ♥ (Caracas, 1994). Pamela es realizadora cinematográfica y forma parte de los perros románticos. Sus cuentos y poemas, han sido publicados en Sacven, Sorbo de letras, Newspleen, revista.tn, errr-magazine, Editorial Malos Pasos, DigoPalabra.txt, Despolarizadas, Tenianveinteañosyestabanlocos y en los fanzines digitales PorqueTiemblan, Obituario #25 y “Mala Digestión”, editado por Henar Bengale. Además escribe artículos de cine, música y literatura para distantsounds.

Teresa Gras

doy vueltas en la cama porque es lo políticamente correcto cuando no se puede dormir aunque en realidad no quiera coger el sueño
hoy me gustaría tener dos fotografías de mi cuerpo en la misma postura y comparar la versión feliz y la delgada y ver cuál es mas patética
un cuerpo solo puede aguantarse a sí mismo y a veces también sus huesos le pesan
a mi cuerpo le peso yo y el presente y la poesía
sueño que tengo el cuerpo lleno de llagas autoculpables como la minoría de edad alemana y que ya nadie me quiere porque tengo abdominales
sueño que el hospital se derrumba y en la puerta está llorando el chico que me gustaba en tercero de la eso aunque yo siempre pensé que él estaba enamorado de mí y por eso le ignoraba
sueño que le abrazo porque en el sueño él está triste y yo tengo la capacidad de ser reconfortante
sueño que lloramos juntos y eso me hace muy feliz porque nunca nadie ha llorado conmigo
pero el cuerpo sigue pesando recordándome que el hospital está en llamas y que en medio del caos yo no estoy muerta
y sigo despierta
aunque todo arda.

Teresa Gras ♥ (Madrid, 1994). Teresa Gras forma parte del grupo poético de los Perros Románticos y estudia Literatura General y Comparada en la universidad. Ha publicado sus poemas en la revista argentina Por qué tiemblan y tiene un blog en tumblr llamado The theoretical praxis.

A %d blogueros les gusta esto: